lunes, 11 de abril de 2016

¡Continuamos con el viaje!

La siguiente parada fue la ciudad de Mérida, a 18 horas en autobús desde Veracruz. Aquí sólo estuve unas horas ya que en realidad mi destino era Valladolid, pero tenía que hacer esta parada.
No vi mucho, aunque sí tuve la oportunidad de perderme un poco por la ciudad, que tiene una catedral bastante bonita y muchísimos sitios donde probar la comida autóctona, que además es muy barata.

Cuando al fin llegué a Valladolid me quedé maravillada por lo bonita que es esta ciudad; con sus casas de estilo colonial, las calles adoquinadas y el parque del centro de la ciudad, justo frente a la catedral.
Me enamoré del ambiente de este lugar, aunque he de advertiros que es muy turístico, por lo que si tenéis acento extranjero o no habláis español, os acabarán cobrando más por todo. Lo siento, pero es así, por lo que os aconsejo que intentéis conocer a alguien de allí, que os diga cuales son los precios normales de las cosas.
Para alojarse hay un montón de opciones baratas, como son los hostales, que te cobran sobre 100 pesos la noche (5 euros) y que la verdad están bastante bien en cuanto a higiene y localización.
Igualmente para comer, siempre puedes explorar un poco la ciudad y encontrar sitios de comida local muy baratos. Recomiendo probar la cochinita pibil, que es típica de esta zona. También está la opción de buscar un Oxxo (tiendas 24 horas) y comer algo ahí. Y si buscas darte un capricho, al rededor del parque del centro (Parque Francisco Cantón) hay un montón de restaurantes, que aunque son un poco más caros (sobre 300 pesos/15 euros comer y tomar algo), ofrecen más variedad de comidas.

Mañana más sobre la visita a Valladolid y sobre todo LOS CENOTES.

Para ver más del viaje haz clic aquí.